Recientemente acudí a presenciar al Dr. Mario Alonso Puig en su conferencia perteneciente al 1º Congreso de Felicidad y Productividad en la empresa. Tras escucharle acudí ávido a hacerme con uno de sus libros. Dados mis procesos vividos, el proceso que atravieso recientemente y los procesos que me esperan en el futuro, “Reinventarse” resaltó para mi sobre sus demás obras.

Después de su constructiva lectura, paso a listar las 19 claves que considero conforman un proceso de reinvención extraídas del libro del Dr. Mario Alonso Puig.

Para reinventarse hay que:

1. Enfocarse en lo que se quiere.

Una de mis maestras de vida solía decir “Todo no se puede”, esta enseñanza que finalmente aprendí viene a decir que ante nosotros tenemos infinidad de posibilidades, y hay que renunciar a muchas para enfocar nuestra energía y atención en la que queremos alcanzar, de esta forma nuestro avance será eficiente.

2. Obviar lo que se teme.

Debajo de muchos de nuestros miedos más profundos, subyace la convicción de que se es incapaz. Esto es así debido a que durante nuestra vida vamos formando creencias que fuera del contexto en el que las creamos pueden llegar a limitarnos. Hay que realizar un trabajo de cambio de creencias que pueden estar limitándonos por nuevas que nos potencien.

Reinventarse

3. Cultivar momentos de silencio y reflexión.

Debemos recordar que tenemos talentos ocultos a nuestra consciencia actual. Dedicar parte de nuestro tiempo a reflexionar y mirar en nuestro interior permitirá descubrir facetas nuestras que antes se escapaban a nuestra consciencia.

4. Acercarse a lo que ya conocemos con espíritu abierto.

Muchas veces, lo más valioso está oculto a nuestros ojos. Mirar las cosas con espíritu abierto puede ayudar a descubrir mucho más.

5. Confiar.

Hay que confiar. Confiar en uno mismo, confiar en nuestro entorno, confiar en el mundo, confiar en el universo, confiar en la vida. Todo va a salir bien.

6. Ser los dueños de nuestra atención.

El precio de la libertad es la vigilancia permanente. Donde vaya la atención irán las emociones y la energía. Donde se pone la atención se hace siempre más real.

7. Descubrir que hay detrás de las palabras YO SOY.

En esencia ya somos perfectos, esto es, completos. Cada vez que nos describimos estamos fijando una pequeña parte de lo que realmente somos y limitando el resto. ¿Somos nuestras posesiones? ¿Somos las capacidades que tenemos actualmente (las que más hemos ejercitado)? ¿Somos como nos comportamos habitualmente?

8. Fijarse en el estado de ánimo.

Cuando vemos a una persona, debemos tener en cuenta el estado de ánimo en el que se encuentra. Los estados de ánimo nos afectan e influyen en nuestros comportamientos, pero recordemos que son circunstanciales. Muchas veces el conectar con otra persona dependerá del estado de ánimo en el que ambas se encuentren. “Se amable siempre. Desconocemos la batalla que la otra persona está librando”.

Reinventarse

9. Hacernos preguntas que nos permitan explorar cosas nuevas.

Esto será muchas veces más relevante que los conocimientos o las experiencias que dispongamos.

10. Buscar palabras para ayudar.

Las palabras crean realidades, conectan nuestro cerebro e inciden en las personas de nuestro entorno. Es importante cuidar las palabras que usamos.

11. Cuidar el cuerpo.

El cuerpo es el inconsciente, y por eso, cuando se cuida el cuerpo, se cuida la mente y cuando cuida la mente, también se cuida el cuerpo.

12. Tomar el control de la respiración.

Este es el paso más eficiente para acceder de nuevo a un estado de equilibrio y sentirse sereno y confiado.

13. Sustituir la vergüenza y la culpa por el ejercicio de la responsabilidad.

Cuando hagamos algo que nos desagrade, cuando cometamos un error, es momento de ejercitar la compasión con nosotros mismos. Seamos firmes. Asumamos la responsabilidad de nuestras acciones, apliquemos consecuencias a nuestros actos y avancemos, sigamos adelante.

14. Hacer interpretaciones que nos ayuden.

Entre cualquier hecho que ocurra y la respuesta emocional se encuentra siempre la forma de evaluar la situación, la cual depende de cada uno. En nuestra mano está hacer interpretaciones que nos ayuden ante los sucesos que ocurran.

15. Cambiar la resistencia y la resignación por la aceptación y el agradecimiento.

Esto permitirá acceder a cosas que pueden parecer imposibles.

16. Actuar en base a nuestras elecciones.

Cuando trabajamos para actuar en base a nuestras elecciones, en lugar de en base a nuestras emociones, es cuando actuamos en libertad.

17. Escuchar la voz que surge del corazón.

El silencio es la ausencia de ruido. Sólo cuando paramos el torrente de pensamientos que nos bombardea, podemos conseguirlo. La meditación puede ayudarnos a ello, así como la práctica del deporte o cualquier actividad que permita abstraernos.

18. Tener presentes todas nuestras dimensiones.

Todas ellas están interconectadas, la cognitiva, la emocional, la corporal y la espiritual. Esto nos permitirá experimentar una mayor energía y vitalidad.

19. Ejercer nuestra libertad para elegir desde donde queremos observar la realidad.

Si nosotros fuéramos exclusivamente materia, estaríamos determinados como lo está todo aquello cuya esencia es solo material. Hay una realidad mucho más profunda y verdadera que la que nuestros sentidos son capaces de captar. Podemos elegir.

Reinventarse

Si te encuentras a gusto con la persona que eres disfruta y fluye con tu entorno, ya que esté cambia continuamente. Si quieres cambiar con tu entorno o cambiar a otro distinto, reinvéntate. Reinvéntate. Esto se puede trabajar, se puede entrenar, se puede conseguir. Está en nuestra mano ser la persona que queremos ser.

Espero que las claves te hayan servido.

Un saludo.

Patxi Giménez.

 

 

Pin It on Pinterest

Share This

¿Te ha gustado?

Comparte este post con tus amigos ;)