¿Cómo influye la relación parental en el rendimiento deportivo?

 

Variable ambiental. Padres.

 

Las relaciones parentales son la variable ambiental que más influye en la práctica deportiva hasta la adolescencia. Al inicio, los padres son fundamentales en la actividad física de los niños proporcionando apoyo moral (raíces), emocional y económico (alas) y creando entornos apropiados (campo de juego), para que los niños se mantengan en la actividad deportiva.

Relación parental

Esta relación parental puede ser potenciadora del rendimiento deportivo de los hijos en la medida que los padres fomenten que los hijos puedan divertirse practicando deporte. Según la Tesis Doctoral “Los estilos educativos parentales y variables personales que inciden en el rendimiento deportivo” de Higinio González-García, los padres que enfatizan el disfrute de la práctica deportiva, tuvieron hijos más exitosos en su carrera deportiva.

En un trabajo de investigación de Lorenzo, López y Cubero (2013), se detectó que donde los padres y madres de jóvenes deportistas necesitaban más ayuda era en:

  • Transmisión de valores (Raíces). Mostrar respeto hacia los otros significativos (otros padres/madres, entrenadores y árbitros).
  • Generar un entorno propicio para el crecimiento (Campo de juego). Cómo gestionar la presión hacia la competición, la cesión de responsabilidades hacía los hijos y su autonomía.
  • Facilitar recursos y enseñar habilidades (Alas). El establecimiento de metas y objetivos, cómo canalizar sentimientos negativos y de indiferencia, y trabajar la resolución de conflictos.

Al ir creciendo los niños, la implicación de los padres va disminuyendo progresivamente, hasta que los deportistas se responsabilizan totalmente de su práctica deportiva.

Soberlak (2001) plantea la siguiente evolución del apoyo paterno en la carrera del deportista:

– Primeros Años. Es el momento en que los padres pueden empezar a “entrenar” a sus hijos, aunque más bien se trata de organizar los juegos deportivos, implicarse en las actividades, observar los entrenamientos, dar feedback al niño y la oportunidad de jugar con él como un compañero más.

– Años de Especialización. En este momento el aporte parental debe ir orientado a ayudar o facilitar la práctica deliberada del deportista.

– Años de Rendimiento. En esta etapa, los padres pasan a un plano con más distancia en el que podrán observar y dar feedback, sobre todo a nivel emocional.

Relación parental

 

Dimensiones de los estilos educativos parentales.

 

Podemos decir que los estilos educativos parentales representan la forma de actuar de los adultos respecto a los niños ante situaciones cotidianas, toma de decisiones o la solución de problemas.

La manera más concentrada y sencilla de englobar todas las variables relevantes que describen los estilos educativos parentales es englobarlas en 2 dimensiones, el control/exigencia y el afecto/sensibilidad.

El control/exigencia es la presión o número de demandas que los padres ejercen sobre sus hijos. Esta presión motivará al niño y le servirá de estímulo para el movimiento y la acción y así a alcanzar determinados objetivos y metas.

El afecto/sensibilidad es la capacidad de respuesta de los padres ante las necesidades de los hijos, sobre todo de naturaleza emocional. Esta atención nutrirá al niño de manera que tendrá los recursos necesarios para abordar sus objetivos y metas.

El estilo parental fue definido entonces como reflejo de dos procesos subyacentes: el número y tipo de demandas hechas por los padres y la contingencia del refuerzo parental.

Más que la clasificación que genera el cruce de estas 2 dimensiones, es interesante ver que efecto produce en los niños los diferentes grados que los padres dan a los hijos en ambas dimensiones de forma relativa.

Relación parental

Evidencias empíricas

 

Recientes evidencias empíricas muestran que las relaciones parentales más apropiadas para generar deportistas que alcancen el éxito deportivo internacional son las que desarrollen la autonomía del deportista.

 

Hasta aquí esta introductoria perspectiva de las variables que influyen en el rendimiento deportivo, con especial atención a las relaciones parentales.

En futuros post seguiremos hablando de deporte, Alta Competición, relaciones parentales y equipos.

Hasta entonces, un fuerte abrazo y gracias por compartir.

 

Patxi Giménez.

 

Pin It on Pinterest

Share This

¿Te ha gustado?

Comparte este post con tus amigos ;)